Los labios, nuestros más sensibles compañeros

Los labios, nuestros más sensibles compañeros

250
0
Compartir

 

La piel de los labios es muy sensible al entorno, por ellos hasta las más sutiles variaciones en el ambiente pueden alterar su aspecto, sin embargo este en gran medida depende en gran medida de los cuidados que se le den. Algunos tratamientos diarios básicos harán que tus labios no tengan nada que envidiar a los de Brad Pitt o Cindy Crawford. Los labios han protagonizado numerosas letras de canciones románticas. ¿Quién no recuerda el pasodoble «El beso» o el tango «Besos brujos» cantado por Libertad Lamarque? Durante siglos han sido fuente de inspiración para muchos poetas y pintores. Y sin duda, por mucho tiempo han significado un gran atractivo a los ojos, sobre todo, del público masculino. Resulta entonces fundamental no descuidarlos de la rutina de belleza de todos los días.

labios2

A pesar de la importancia que los labios tienen muchas veces son poco atendidos como deberían, y como se mencionó por ser delicados y sensibles, las inclemencias meteorológicas como el viento, la lluvia, el calor y el frío pueden hacer que se dañen muy fácilmente si no los protegemos adecuadamente. En los labios no hay terminaciones nerviosas y es por eso que su piel se encuentra indefensa nos explica la cosmetóloga Michell Da Silva del Centro de Belleza Integral E y T. Para que estos conserven un aspecto pulido y luminoso es un deber dejar de lado las malas costumbres asociadas a esta parte de nuestra anatomía, tal como morderlos o arrancar la piel que se les desprende. Normalmente al hablar de deshidratación pensamos en resequedad sin embargo los labios pueden deshidratarse sin mostrar síntomas aparentes hasta que ya es muy tarde.

 

Cosmética para cuidar de nuestros labios

En el mercado cosmético actual podemos encontrar una gran variedad de productos para su cuidado y los labiales con factor de protección solar son los más típicos en este segmento. Desde hace varios años, las casas de belleza se han preocupado por los efectos del sol en la piel, y han creado líneas de maquillaje con protección solar. Da Silva advierte: «Es importante comprar un labial de buena calidad, ya que existen ciertos productos que son más baratos, pero que no ofrecen el mejor de los cuidados». Así mismo, las casas cosméticas han desarrollado contornos para labios perfectos para mantener en estado óptimo la piel alrededor de los labios. Si no se tiene la posibilidad de obtener alguno, se pueden utilizar como sustitutos ciertos remedios caseros como el aceite de oliva, de almendra y de ajonjolí.

 

El enemigo número uno de los labios

El sol a pesar de sus múltiples beneficios también puede hacernos lucir unos labios marchitos y sin vida además de resecos. Para combatir sus efectos es preciso contar con un protector solar en forma de labial o, en su defecto la muy conocida crema de cacao. En el caso de encontrarnos entre blancas arenas y palmeras, y se cuente únicamente con un protector solar para el cuerpo, no hay problema, pues éste también se puede utilizar en los labios. Igualmente, en lugares de mucho frío es recomendable protegerlos. «Las altas y bajas temperaturas son fatales para esta parte del cuerpo», asegura Da Silva. El cigarrillo es otro factor que genera que la belleza de nuestros labios se pierda notablemente. «A las personas que tienen el hábito de fumar se les forman grietas por los movimientos que hacen al aspirar el humo», aclara Da Silva. También es importante saber que beber con pitillo o pajilla rompe la superficie el labio superior.
Hoy en día existe la tendencia generalizada entre las mujeres de querer lucir unos labios carnosos mediante implantes. Sin embargo en muchos casos se logra el efecto contrario, pues en vez de mostrar una boca sensual se obtienen unos labios desproporcionados al rostro de la mujer. Ya que el éxito o fracaso de estos implantes depende del profesionalismo y de los ingredientes a inyectar. Los más comunes son los biopolímeros, el biocolágeno y el colágeno. Otra técnica de embellecimiento es el tatuaje, ya sea para delinearlos o para colorearlos. Esto último no es muy recomendable, pues resulta muy doloroso y perjudicial para los labios.

No hay comentarios

Deja un comentario