5 formas de reducir el apetito después de hacer ejercicio

5 formas de reducir el apetito después de hacer ejercicio

399
0
Compartir

 

Si eres de esas personas que quieren bajar de peso y practicas ejercicios para ello, pues entonces los siguientes tips te caerán como anillo al dedo. Pues como suele suceder, es normal que después de un entrenamiento nuestro cuerpo nos exija reponer las calorías perdidas, y nuestro apetito aumente y corramos así la tentación de salirnos de la dieta propuesta. Sin embargo con los siguientes tips podremos afrontar bien esta situación:

 

sport2

 

1.Elige un entrenamiento que te apasione: ya que si sientes que tu entrenamiento es aburrido y algo tedioso, al final de éste sentirás que has hecho un gran esfuerzo y que has dedicado para ello una gran cantidad de energías. En ese momento entonces sentirás que te mereces un premio y éste específicamente será la comida.

 

En cambio, si eliges un entrenamiento del que gustas vas a sentir menos que has hecho un gran esfuerzo y que has gastado una gran energía, y que mereces “un premio”.

Lo aconsejable es que en vez de la aburrida rutina de ejercicios elijas una actividad o deporte que te guste. O que por lo menos encuentres una forma de hacer entretenida tu rutina de ejercicios.

2.Hacer cambios de ritmo en los ejercicios: Un estudio de la Universidad Occidental de Australia reveló que hacer constantemente cambios de ritmos en los ejercicios (De intensos a lentos) pueden ayudar a reducir el apetito y el consumo de calorías. Lo ideal es hacer intensa un 1/4 de la rutina, y en el resto de ella bajar el ritmo. Si por ejemplo, vamos a correr 40 minutos, 10 minutos lo haríamos a intensamente y el resto reduciremos el ritmo.

3. Evite la deshidratación: Ya que nuestro organismo muchas veces la confunde con el hambre. Si te hidratas bien después del entrenamiento es menos probable que sientas hambre luego. Un método excelente para saber qué tan deshidratados nos encontramos, es el pesarnos antes del entrenamiento, volvernos a pesar después de éste, comparar los dos pesos, y saber así cuánta agua perdimos y debemos reponer para estar en óptimas condiciones.

4. Realizar una actividad relajante después del entrenamiento: Ya sea Yoga, una sesión de masajes, un baño de vapor, etc. Cualquier actividad que nos relaje nos ayudará a reducir el apetito, ya que sustituirá la necesidad de ese “premio gustativo” que sentimos cada vez que terminamos una sesión de ejercicios.

Y por último…

5. Comer una merienda previa al entrenamiento: Ya que si realizamos ejercicios con “el tanque vacío” el hambre será más insaciable que si comemos algo previamente. Es importante que dicha merienda sea saludable y baja en calorías.

No hay comentarios

Deja un comentario