Los diferentes tipos de fibra y los efectos que tienen en nuestro...

Los diferentes tipos de fibra y los efectos que tienen en nuestro organismo

300
0
Compartir

La mayoría de personas no lo saben, pero la verdad es que el efecto que la fibra tiene en nuestro organismo va más allá de nuestro sistema digestivo. Y a través de la flora intestinal, ésta puede influir en cualquier parte de nuestro organismo.

Lo que ocurre es que se divulga muy poca información concreta sobre la fibra, y la gente tiende a agruparla en una sola categoría, cuando la verdad es que la fibra se clasifica en diferentes tipos y cada uno de ellos tiene efectos diferentes en nuestro organismo. Y por eso es que hoy hablaremos de todo ello.

 

muesli-184450_640

 

¿Qué es la fibra y cómo se clasifica?

La fibra sencillamente se trata de esa parte “no digerible” de los alimentos. Por lo general son hidratos de carbono, para los cuales nuestro intestino carece de la capacidad para digerirlos. La fibra se encuentra principalmente en alimentos de origen vegetal y la ingesta diaria recomendada es de 38 gramos para los hombres y 25 gramos para las mujeres.

Desde el 2001, la fibra empezó a clasificarse en dos tipos:

1) Fibra funcional: Toda aquella fibra que se extrae de alimentos enteros y luego es agregada a alimentos procesados.

2) Fibra dietética: Toda aquella fibra que se encuentra naturalmente en los alimentos.

Sin embargo, esta clasificación es poco funcional y nos dice muy poco sobre la fibra y los efectos de ella en nuestro organismo, es por eso que alternativamente la fibra se ha clasificado en otros tipos, y sobre algunos de ellos (los más importantes) hablaremos a continuación:

Fibra soluble e insoluble: La fibra soluble posee la propiedad de mezclarse con el agua formando algo así como un tipo de gel, la cual ayuda a reducir altos niveles de azúcar en la sangre y tiene otros beneficios metabólicos para la salud. La fibra insoluble no se mezcla con el agua y gracias a esa propiedad actúa como un “agente de limpieza” en nuestro organismo.

Fibra fermentable: Cuando hablamos de fibra fermentable, cómo su nombre lo dice, nos referimos a aquel tipo de fibra fermentable qué tiene influencia directa en nuestra flora intestinal. Cómo muchas personas sabrán, en nuestro sistema digestivo habitan una gran cantidad de bacterias beneficiosas las cuales juegan papeles importantes en los procesos digestivos. Estas bacterias son vitales para nuestra salud y son llamadas “flora intestinal”. La fibra fermentable funciona como alimento a nuestra flora intestinal, aumentando así su salud y número. Cabe destacar que mejor fuente de fibra fermentable suelen ser los frijoles y demás legumbres.

Fibra viscosa: Se trata de un tipo especial de fibra soluble, la cual es bastante espesa y viscosa. Este tipo de fibra ayuda bastante en nuestra digestión y aumenta la retención de nutrientes en nuestro sistema digestivo, aumentando así la absorción de los mismos.
Lo genial de éste tipo de fibra es que al ayudar a aumentar la absorción de nutrientes, además aumenta nuestra saciedad y reduce el apetito. Es por eso que es ideal a la hora de perder peso y adelgazar.

Algunas de las fuentes de este tipo de fibra son: los alimentos integrales, las legumbres, las hortalizas y las semillas de lino.

El almidón resistente: Se trata de diferentes tipos de hidratos de carbono y fibra soluble. Por lo general, este tipo de almidón pasa por todo nuestro sistema digestivo sin ser digerido. Los beneficios que nos aportan son muchos: reducen el apetito, mejora la indigestión, disminuye los niveles de azúcar en la sangre, es un excelente laxante, etc. Este tipo de almidón lo encontraremos en las verduras, plátanos verdes, tubérculos, arroz y avena.

Cómo podemos ver, existen muchos tipos de fibra y todos tienen efectos diferentes en nuestro organismo. Todas ellas las conseguiremos fácilmente en alimentos vegetales, por lo que un buen consumo de fibra está a la mano. Sin embargo lo mejor y aconsejable es que siempre que vayamos a hacer una modificación en nuestra dieta consultemos y nos asesoremos antes con un médico especialista o nutricionista.

No hay comentarios

Deja un comentario